domingo, 25 de enero de 2009

Azul de tierra en tí


Parece mar, el cielo
donde me he recostado a soñarte…

Si vieras mi mirada,
como un ave, cazando horizontes y estrellas.

El universo es mío desde que tú te hiciste
techo de mariposas para mi corazón.

Es tan azul el aire cuando mueves tus alas,
que el vuelo nace eterno en repetida ola sin cansancio.

No sé si en ola o nube abrirme la ternura
para rodarme al sueño donde duermes.

Es tan callado el viento,
que he podido lograrte entre los ecos.

Soy toda claridad para estrecharte…

Te he visto con los ojos vivos
como los ojos abiertos de los bosques,
figurándome en risas y quebradas nadando hasta el océano.

Te he recogido en huellas de canciones marinas
donde una vez dejaste corazones de agua enamorados.

Te he sacado del tiempo…

¡Cómo te he levantado en un lirio de luz
que floreció mi mano al recordarte !

¿Por qué me corre el mar ?
Tú eres vivo universo contestándome…

Julia de Burgos

9 comentarios:

El Cazador de Ocasos dijo...

Gracias por tu comentario en mi blog. Tu blog me parece muy interesante. Que importante es la palabra para abrir los corazones, ¿Verdad?. Un saludo desde el mediterraneo. Un beso enorme para la Argentina, el pais de los sueños ;)

Roberto dijo...

Pues no conocía este poema, y sobre todo a esa poeta...gracias! Cuando me descubren un nuevo poeta, me dan un poco más de vida...

miles de gracias, esta es una manera perfecta de acabar el día...

un beso

ana. dijo...

Yo tampoco conozco esta poeta. Es precioso el texto. Prometo pasar más seguido hermanita mía, hay muchos angelitos por aquí....

Jorge dijo...

Gracias por tu comentario en mi blog, es cierto que compartimos la misma pasión, es bueno saber que uno no es el único, no?. Tus blogs son muy buenos, prometo volver seguido y te espero por el mío, un abrazo...

carmensabes dijo...

Siempre me ha encantado Jilia con sus poemas tan sentidos...que hermoso compartirlo, gracias...siempre tanta belleza en tus rincones...

Un abrazo

Xaj dijo...

Los corazones de agua, llenos de aire de arena y silbidos de horizontes a medio morir.

El iodo ahí, riéndose.

Saluditos María.

migul dijo...

Muy buena la poesía

Faure dijo...

Es tan callada la brisa,
que he podido acogerte en el silencio.

Soy todo piel al observarte.

Navegante Del Alma dijo...

Me detuve aquí porque me gustó esta publicación, pero he leido varias.
Es como un paseo entrar a tu sitio, un paseo lindo, muy lindo.
Un beso.